Email again:


                                             UN VIERNES DE LUNA LLENA

El doctor Fernández salió del hospital, caminó hasta dejar atrás la ciudad, bordeando el río. Apuró el paso hasta comenzar a correr. Su cuerpo, en su alocada carrera, se transformaba increíblemente. Ojos como tizones encendían su camino. Jadeante, se detuvo. Una hilera de blancos dientes brilló con la luna llena. Husmeó, miró al rededor y entró a la madriguera. Dos cuerpos peludos aullaron a la luna y se amaron una vez más, con amor bestial: el Dr. Fernández y el enfermero Gallardo. Como cada viernes de luna llena. Olvidados de sus vidas y de sus seis hermanos mayores. 
                                                                                                                   Juan Pablo López Corrales

                                                                      PALABRAS


Hace mucho tiempo atrás en un lugar  aislado de la sociedad, habitaban unas personas un poco ignorantes ya que no se soportaban unos a los otros por la gran diferencia que habìa entre ellos, sinembargo, existía una  que comprendía claramente las cosas y se sentía muy solo y triste por la ignorancia de sus vecinos, al cabo de un tiempo tomó una decisión: les enseñaría  que el vocabulario no solo era una herramienta de ofensas sino también de perdón, de comprensión y de imaginación.

                                                        LA MAJESTUOSA AVE


Estaba una vez el águila orgullosamente atravesando los cielos…aburriendo a los animales que encontraba en su entorno, como todos sabemos, para que estas imponentes aves puedan volar deben tener su plumaje en perfectas condiciones. Resulta que esta majestuosa ave era muy presumida y quería mandar al bosque, por lo tanto se confió de ella misma y pensó que los demás le tenían demasiado respeto, por eso un día de tantos cuando observó un cristalino riachuelo, perfecto para saciar la sed, bajó en picada muy segura de sí misma, luciendo su limpio y  hermoso plumaje sin sospechar que la estaba observando un peligroso felino que sin dudarlo la devoró.

¿Donde quedo su orgullo?

                                                                                                      Liseth Valeria Valdés Castrillón 

                                                                       LA DECISIÓN

En una tarde de julio que llovía fuertemente, me encontraba en  casa acompañada de una amiga, estábamos en la ventana observando la fuerte tormenta, yo la escuchaba...  me contaba lo deprimida que se encontraba, sus palabras eran estas: ¡no quiero vivir sin la persona que amo, él lo es todo en mi vida y si no estoy con él de nada serviría vivir! de sus ojos brotaban lágrimas de dolor, yo trataba de animarla diciéndole lo bella que era la vida, y el reto que significaba. Es necesario aprender cuando la vida o el destino nos quiere mostrar que una persona no nos conviene.  Ella se desplazó hacia la habitación y yo a la cocina para preparar algo de comer, cuando regrese ella se estaba intentando quitar la vida, me dirigí hacia ella y le dije que el amor era un sentimiento bonito pero que había que aprender a identificar a la persona indicada, ella en medio de su tristeza no contestó, se acostó, ya eran las 11:00 de la noche por lo que decidió dormir en mi casa puesto que sus padres estaban de viaje, ella temía a la soledad, yo también me dormí, a la mañana siguiente cuando desperté no la vi en su cama y me asusté, la busqué por todo la casa y la encontré en el baño. ¡Si, allí estaba!, llena de sangre, con sus ojos mirando hacia el cielo como pidiendo perdón por lo hecho, al lado suyo había una nota que decía: ¡perdón, quizás no es la mejor manera de resolver mis problemas, un hombre jugó con mi vida y ahora yo dispongo de ella!.
Tal vez para mi amiga vendría una persona mejor, una mejor vida, solo que ella no supo esperar.

                                                                                                                       Lina Marcela Ocampo..  

                                        EL NIÑO QUE NUNCA PARO DE CRECER

Erase una vez un joven de díez años llamado Emaus que vivía con toda su familia: padre madre y cinco hermanos, todos ellos eran altos, pero este joven era pequeño. Emaus tenia una estatura de 50 cm y se hacía muy difícil sobresalir en su familia, pero como tenia una actitud maravillosa, esta lo hacia muy diferente a sus hermanos, logrando destacarse en su colegio por su forma de pensar. El pequeño emaus crecía en conocimientos sabiduría y demostrando a quienes lo ignoraban por su diminuta estatura, que era grande mentalmente. 
                                                                                                                                       Daniel Posada

                                           EL RASTRO DE AMOR EN MI CORAZON

Había una chica llamada Sofía, novia del dueño de la banda de criminales mas buscada del barrio, ella a pesar de todo lo quería mucho aunque tratarán de distanciarlos día tras día tanto su madre como sus hermanas, ella dice que no se quiere separar por que lo quiere mucho. Hoy hace díez años que repite lo mismo: si mi amado hubiera salido de esa banda seguramente estuviera vivo acompañándome en el parto de su primera y ultima hija! . 
                                                                                                             Maria Jimena Galvis Garcia
         
                                                  EL CUMPLEAÑOS DEL PRÍNCIPE

Había una vez un príncipe llamado Bartolomé que estaba cumpliendo años. Era de los más lindos del reino: el más reconocido por todos, las mujeres se peleaban por él. Por la noche en el baile llegaban las personas con ollas de oro y diamantes y las muchachas se peleaban por bailar con el, pero se olvidó de todas cuando vio una preciosa niña de ojos azules y pelo de oro, se enamoraron y anunciaron inmediatamente el matrimonio.  

Solo se dio cuenta que tenía sida, en su lecho de muerte.

                                                                                                                                      Danelly Usuga
                                                      


 



 

Voog. Make a website.